Breve reflexión sobre un comparendo de un agente del Tránsito de Itagüí

Por: Carlos Andrés Naranjo Sierra
Había acabado de dejar a una amiga en su casa, un minuto después apareció una motocicleta pitándome detrás y con una sirena encendida. Me detuve y un guarda con actitud de pocos amigos me indicó que me hiciera a un lado. “Acaba Usted de pasarse un semáforo en rojo”, me dijo. Me pareció increíble lo que decía. Que yo sepa, no soy daltónico y yo había visto claramente la luz en verde, motivo por el cual decidí adelantar el bus que había parado varios metros adelante, donde está prohibido, a recoger unos pasajeros.

– ¿En rojo? Que pena, la luz estaba en verde, le dije.
– En rojo, repitió Reynocio Andrade.
– Bueno, ¿no hay una cámara allí?, le pregunté. Estoy seguro de que la luz estaba en verde.
– Puede averiguar a ver si está buena, no creo. Afirmó el agente Andrade.
– Si no está buena, será su palabra contra la mía.
– Así es señor.

Acto seguido me pidió los papeles y me repitió toda la perorata sobre los días de pago y la audiencia en la cual me aseguró que estaría, si yo no pagaba los primeros días. Un silencio incómodo aparecía después de cada frase que pronunciaba el agente, como esperando alguna respuesta mía, la cual nunca apareció luego de revelarle que el bus se había detenido en luz verde. No tenía sentido discutir con alguien que afirmaba algo tan obtuso y no suelo ofrecer dinero para evitar las multas. Yo bajaba por la carrera 49 y él estaba en la calle 48. Es decir, a 90 grados de mi semáforo. Él no tenía como ver que estaba en rojo, sólo lo supuso por el bus que paró a recoger pasajeros, en una cuadra donde la señal vertical indica claramente que no puede hacerse (Lea también: Sobre la ley como un estímulo a la corrupción).

Averigüé en Secretaría de Gobierno en la Alcaldía de Itagüí y efectivamente la cámara está mala, como muchas otras, tal como pude comprobar con los agentes de policía de la estación, lo cual además es una pena en un municipio que fue elegido por el Gobierno Nacional como ejemplo de recuperación de la seguridad gracias a sus programas integrales, entre los que se contaba con énfasis el tema del monitoreo en video del territorio. Al parecer algunos agentes de tránsito lo saben y aprovechan la falencia.

Pero más allá del tema de la cámara, me ha parecido una pena escuchar lo que me han dicho casi todas las personas cuando les he comentado el caso: “Los agentes de Itagüí y Bello son de los más corruptos del Valle de Aburrá. Como tenés un carro grande, el tipo seguro estaba buscando su prima en esta Navidad. No tenés nada que hacer”. Me resisto a creer que tenga que ser así. Generalmente pago mis impuestos y mis multas, pocas por demás, pero este no era el caso. Por eso he decidido escribir este artículo, que al parecer es lo poco que nos queda como dignidad a los ciudadanos colombianos: la queja y la denuncia.

Creo que podremos construir un país justo y en paz basados en aceptar la realidad de la corrupción, o por lo menos de la negligencia. Es natural que los seres humanos nos equivoquemos pero aún más si persistimos en el error y creemos que el Estado es un ente para sacar provecho personal. Si éste es el camino, borremos el principio constitucional del Estado como garante de los derechos, la presunción de inocencia de los ciudadanos, eliminemos aquello de que los funcionarios públicos son servidores y preparémonos para vivir en el totalitarismo que temía Isaac Asimov.

4 pensamientos en “Breve reflexión sobre un comparendo de un agente del Tránsito de Itagüí

  1. Excelente que la gente pueda contar lo que le pasa y hacer saber la corrupcion de los empleados publicos

  2. no es el primer ciudadano que le ocurre esta trampa del semáforo es pan de cada dia y no solo en el departamento de transito sino en todos los estamentos del estado desde arriba para bajo o’si no mire como nos defienden los que elegimos el congreso sobre la reforma tributaria paga des del mas carente de recursos asta el mas alto

Los comentarios están cerrados.