Estos serían los candidatos a la Alcaldía de Medellín en 2015

precandidatos-alcaldia-de-medellin
Aún falta un año para que se celebren los comicios electorales para Alcaldías y Gobernaciones en Colombia, y en la capital antioqueña ya ha comenzado a caldearse el ambiente electoral tanto para la Alcaldía de Medellín como para la Gobernación de Antioquia. A continuación reproducimos un breve perfil de los posibles candidatos a la Alcaldía de Medellín para el año 2015 de modo que podamos ir reconociendo a aquellos que aspiran a ocupar la silla que actualmente ostenta Aníbal Gaviria.

Federico Gutiérrez:
Es Ingeniero Civil de la Universidad de Medellín, Especialista en Alta Gerencia de la Universidad de Medellin y en Ciencias Políticas de la Universidad Pontificia Bolivariana. Comenzó su carrera política en el Consejo Municipal de la Juventud y luego como Consejero Municipal de Planeación de Medellín. Ha sido Concejal de Medellín y fue candidato a la Alcaldía en las pasadas elecciones por el Partido de la U. Actualmente es asesor en temas de seguridad del Ministerio de Seguridad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Argentina) y de la Ciudad de Celaya (México).

Gabriel Jaime Rico:
Es Comunicador Social de la Universidad de Antioquia, Magíster en Desarrollo y especialista en Alta Gerencia de la Universidad Pontificia Bolivariana, Especialista en Gobierno Público de la Universidad de Medellín y estudiante de doctorado de Relaciones Internacionales Iberoamericanas de la Universidad Rey Juan Carlos en Madrid, España. Ha sido Concejal del Municipio de Medellín y candidato a la Alcaldía. Actualmente ejerce como gerente de Plaza Mayor.

Luis Bernardo Vélez:
Es Médico Cirujano de Universidad de Antioquia. Ha sido coordinador técnico de la Secretaría de Salud Departamental, subsecretario de Salud de Antioquia y director de la Corporación Talentos. Ha sido Concejal de Medellín durante los últimos tres periodos, incluyendo el actual.

Juan Carlos Vélez:
Es abogado de la Universidad de Medellín, Especialista en Derecho Administrativo de la Universidad Del Rosario de Bogotá y Diplomado en Finanzas de la Universidad EAFIT. Fue directos de la Aeronáutica Civil y de la Anato. Ha sido Concejal de Medellín y Senador de la República por el Partido de la U. Actualmente trabaja como asesor regional del partido Centro Democrático.

Bernardo Alejandro Guerra:
Es Médico Cirujano de la Universidad Pontificia Bolivariana, Especialista Gerencia de la Salud y Magister en Ciencias Políticas de la Universidad Pontificia Bolivariana. Realizó estudios de Alta Gerencia en la Universidad CES y ha sido Secretario de Salud de Medellín, Diputado de Antioquia y Senador de la República. Actualmente es Concejal de Medellín.

Carlos Mario Montoya:
Es Médico Cirujano de la Universidad Pontificia Bolivariana, Especialista en Gerencia en Salud Pública, Gerencia Ambiental y Magíster en Administración de Servicios de Salud de la Universidad CES. Ha sido Diputado de Antioquia, Secretario de Salud Departamental y Director del Departamento Administrativo de Prevención, Atención y Recuperación de Desastres -DAPARD-. Actualmente ocupa el cargo de director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá.

La propaganda negra en el marketing político colombiano

En las recientes campañas de marketing político en Colombia hemos asistido a una práctica conocida pero hasta hoy nunca practicada con tal intensidad: la propaganda negra. Al parecer ésta ha llegado para quedarse en nuestro país y ser usada no sólo en época electoral. Las últimas elecciones presidenciales dieron cuenta de este fenómeno de manera clara y desvergonzada y los siguientes días no han sido muy diferentes. “Si no puedes convencer y seducir a los electores con tus argumentos, entonces deslegitima a tu contendor”, es el principio básico que guía esta táctica publicitaria.

En un episodio, que todavía está por aclararse, Oscar Iván Zuluaga es grabado en secreto mientras sostiene reuniones con un hacker que supuestamente ha infiltrado las comunicaciones de las negociaciones con la guerrilla de las FARC en La Habana. El video pasa de la Fiscalía General de la Nación a los principales medios de comunicación de la capital, justo una semana antes de la primera vuelta presidencial. Luego se han venido registrando declaraciones esporádicas de este “testigo estrella” de acuerdo a las coyunturas políticas que atraviesa el nuevo mandatario. Sus afirmaciones son tan estrafalarias como que desde su computador podía manejar los aviones del Departamento Antidrogas de los Estados Unidos – DEA.

El escándalo del hacker tomó las primeras planas durante la semana previa a la primera vuelta presidencial pero no logró hacer que el candidato contrario al gobierno, dejara de obtener cerca de medio millón de votos más que el candidato presidente. Sin embargo estos votos no fueron suficientes para obtener la presidencia en primera vuelta, debido a que en Colombia se debe ganar con la mitad más uno de los votos para no ir a la segunda vuelta presidencial. De nuevo, y justo una semana antes de la segunda vuelta, el ya famoso hacker es acusado formalmente por la Fiscalía y cubierto por los medios de comunicación para refrescar la memoria de los votantes. Finalmente en esta segunda ocasión ganó de forma definitiva el candidato presidente

A la par se presentaron otros dos interesantes fenómenos electorales: la participación en política de funcionarios públicos con declaraciones a favor del presidente, o en contra de sus adversarios y la de medios de comunicación que ahora no solo expresaron su posición política en términos editoriales, como por ley y derecho lo hacen, sino que comenzaron a hacerlo en términos noticiosos, al mejor estilo del Free Press y el Product Placement. Juan Gossain, exdirector de noticias de RCN Colombia, no pudo ser más claro al afirmar: “Esto ha sido un manejo asqueroso de la prensa”.

¿Que había sucedido antes de todo este alboroto? El expresidente Uribe había hecho una denuncia, de la que aún tampoco se conocen las pruebas, acusando Juan José Rendón, asesor de campaña del presidente Juan Manuel Santos, de haber recibido dineros del narcotráfico para financiar la primera campaña presidencial del mandatario. Rendón, famoso en el mundo del marketing político por su pragmatismo y la utilización de prácticas non sanctas de comunicación, como el rumor, las verdades a medias, las llamadas telefónicas en la madrugada a nombre del contrincante, y un largo número de etcéteras, renunció a la campaña de Santos a los pocos días que apareciera el escándalo del hacker que dejó muy mal parada a la campaña uribista.

Como cada vez los candidatos políticos se asemejan más a un commoditie, indiferenciados en sus principios, discursos y prácticas publicitarias, se ha hecho necesario, con cada ves más lastimosa frecuencia, tratar de encontrar diferencias en la vida privada del candidato o inventarlas por medio de los rumores. Reemplazando la arena las ideas políticas por la arena de la difamación y el escándalo mediático que han resultado especialmente efectiva en las elecciones presidenciales, no solo de Colombia sino del mundo entero.

El lado oscuro de la luna se ha hecho presente en Colombia y parece que de forma definitiva ¿Deberemos acostumbrarnos a este tipo de publicidad? ¿No hay antídoto contra esta ponzoña? ¿Puede la publicidad decente y honesta combatir este tipo de mensajes? Difícilmente, si la gente no cuestiona los contenidos y decide irse por el camino fácil de tragar entero lo que los medios de comunicación y los vecinos le ponen en frente. Porque una cosa será que se ataque a un candidato por la labor que ha desempeñado en su vida pública y otra muy distinta será que se le ataque por aspectos de su vida privada, se le inventen historias o se le monten escenarios para ponerle a prueba y luego se arroje toda esta obra de teatro al público, como quien alimenta las fieras de un circo romano.

¿Por qué no asistió el gobierno de EEUU a la posesión de Santos II?

2357890_g_89e320_imgg
Por: Carlos Andrés Naranjo Sierra
Varios hechos importantes han comenzado a pasar inadvertidos para los grandes medios de comunicación acerca del gobierno del presidente Juan Manuel Santos. Entre éstos no deja de suscitar cierta suspicacia la omisión del la noticia de la inasistencia, de los representantes del gobierno de Estados Unidos a la ceremonia de posesión del reelecto mandatario colombiano. Ni el vicepresidente, ni el delegado para asuntos latinoamericanos, ni siquiera el embajador estuvo ¿Qué está pasando?

La reciente cumbre de ministros de defensa de Unasur organizada por Colombia, a la que sólo asistieron 4 de los 12 invitados, es una clara muestra de que algo anda mal en las relaciones continentales del mandatario colombiano. No olvidemos que tampoco asistieron a la ceremonia de posesión los presidentes del ala izquierda latinoamericana, a pesar de que la apuesta de Mister Santos I y II ha sido el tema de la negociación con las guerrillas colombianas. Ni a Dilma, ni a Michelle, ni a Cristina se les vió en la posesión. Mucho menos a Maduro u Ortega.

La verdad sea dicha, Correa sí vino. Soportó la ceremonia, se veía en su cara, y se devolvió al instante para Ecuador. Pero una golondrina no hace verano. Otra muestra más de que Mister Santos parece no contar con el suficiente apoyo internacional, es el anuncio de la postergación indefinida del expresidente Samper como secretario general de Unasur. Quienes antes eran sus amigos en el vecindario ahora no quieren salir a jugar con él. Claro, Uribe tampoco contaba con ese apoyo pero sí con el de Mister Bush.

Para algunos el desplante del gobierno de Obama se debe a que Santos está del lado de los Clinton, con los que el presidente norteamericano tiene evidentes rencillas por estos días. También puede ser que ahora Colombia no sea tan importante para el Tio Sam (¿lo ha sido?). Pero lo preocupante es que para otros, es una manera de rechazar la doble cara con la que el presidente colombiano está asumiendo la negociación con las Farc, que Obama apoyó en un principio. Ojalá sea lo primero porque si es esto último es porque el gobierno de los EEUU, que si saben de chuzadas, ya conoce algo muy maluco sobre este proceso y los colombianos apenas lo sabremos dentro de unos meses…

Juan Manuel Santos es reelegido presidente de Colombia


Con una votación cercana a los 7.816.986, correspondiente al 51% de los votantes, Juan Manuel Santos se proclamó ganador de la segunda vuelta presidencial celebrada el día de ayer en Colombia. Su contendor, Oscar Iván Zuluaga, obtuvo una votación de 6.905.001 para un 45% y el voto en blanco se hizo con 619.396 votantes lo que representa aproximadamente el 4% de los sufragantes.

Esta campaña presidencial pasará a la historia como una de las más escandalosas debido a la propaganda negra que se utilizó y los recursos estatales que se pusieron al servicio del candidato presidente por medio de toda la maquinaria electoral y la mano amiga que brindaron otras ramas del Estado, como el poder legislativo, a través de los congresistas de los partidos afines al presidente, y del poder judicial, por medio por la Fiscalía General de la Nación.

El nuevo período presidencial del actual mandatario, arranca lleno de promesas alrededor de firmar un acuerdo de paz con las FARC en La Habana, y con el ELN con quien anunció en campaña que había comenzado negociaciones, de mejorar efectivamente el acceso a la salud, la educación y la justicia de los colombianos a través de nuevas y necesarias reformas que se dilataron durante su primer gobierno y de continuar con el crecimiento económico a partir de otros productos ajenos a la minería y los commodities,