¿Por qué no asistió el gobierno de EEUU a la posesión de Santos II?

2357890_g_89e320_imgg
Por: Carlos Andrés Naranjo Sierra
Varios hechos importantes han comenzado a pasar inadvertidos para los grandes medios de comunicación acerca del gobierno del presidente Juan Manuel Santos. Entre éstos no deja de suscitar cierta suspicacia la omisión del la noticia de la inasistencia de los representantes del gobierno de Estados Unidos a la ceremonia de posesión del reelecto mandatario colombiano. Ni el vicepresidente, ni el delegado para asuntos latinoamericanos, ni siquiera el embajador estuvo ¿Qué está pasando?

La reciente cumbre de ministros de defensa de Unasur organizada por Colombia, a la que sólo asistieron 4 de los 12 invitados, es una clara muestra de que algo anda mal en las relaciones continentales del mandatario colombiano. No olvidemos que tampoco asistieron a la ceremonia de posesión los presidentes del ala izquierda latinoamericana, a pesar de que la apuesta de Mister Santos I y II ha sido el tema de la negociación con las guerrillas colombianas. Ni a Dilma, ni a Michelle, ni a Cristina se les vió en la posesión. Mucho menos a Maduro u Ortega.

La verdad sea dicha, Correa sí vino. Soportó la ceremonia, se veía en su cara, y se devolvió al instante para Ecuador. Pero una golondrina no hace verano. Otra muestra más de que Mister Santos parece no contar con el suficiente apoyo internacional, es el anuncio de la postergación indefinida del expresidente Samper como secretario general de Unasur. Quienes antes eran sus amigos en el vecindario ahora no quieren salir a jugar con él. Claro, Uribe tampoco contaba con ese apoyo pero sí con el de Mister Bush.

Para algunos el desplante del gobierno de Obama se debe a que Santos está del lado de los Clinton, con los que el presidente norteamericano tiene evidentes rencillas por estos días. También puede ser que ahora Colombia no sea tan importante para el Tío Sam (¿lo ha sido?). Pero lo preocupante es que para otros, es una manera de rechazar la doble cara con la que el presidente colombiano está asumiendo la negociación con las Farc, que Obama apoyó en un principio. Ojalá sea lo primero porque si es esto último es porque el gobierno de los EEUU, que si saben de chuzadas, ya conoce algo muy maluco sobre este proceso y los colombianos apenas lo sabremos dentro de unos meses…