El gobierno no es rehén de este proceso de paz


Tras el discurso de ‘Iván Márquez’ -durante la instalación de la mesa de diálogo-, el jefe de la delegación del gobierno colombiano, Humberto de la Calle, advirtió que el gobierno no será un rehén del proceso de paz y que los diálogos en La Habana solamente se limitarán a los cinco puntos ya definidos por los negociadores plenipotenciarios de ambas partes. Señaló que si las conversaciones no avanzan en los tiempos esperados no habrá una permanencia indefinida del gobierno en la mesa de negociación.

Las declaraciones De la Calle se dieron en la rueda de prensa posterior al discurso del representante de las Farc, en el que no sólo extendió los puntos sobre los que habría que conversar en La Habana, sino que asumió un tono que para muchos no marca el inicio de las conversaciones de paz y reivindicativo del ideario guerrillero.

Esto no se va a tratar de convencer a nadie, y de mantener discursos de plaza pública, puntualizó De la Calle, quien además aclaró que no se harán diálogos a través de los medios de comunicación y pidió a las partes no filtrar ninguno de los temas y detalles de las conversaciones a los ajenos a la mesa de diálogo.

Nuestro propósito no es venir a catequizar a nadie. De lo que se trata es de convenir una agenda para la terminación del conflicto que permita a las Farc exponer sus ideas sin el acompañamiento de las armas y, con plenas garantías para su transformación en una fuerza política desarmada”, dijo el Jefe de la delegación del Gobierno.

Aseguró que el Gobierno ofrece y desea un trato digno y respetuoso en el desarrollo del proceso, desprovisto de ataques personales y en donde no incida los acontecimientos de la guerra.

“Esto fue aplicado en la Fase uno con éxito. Sabemos además que estamos en una tarea grande por Colombia y que esta no es una discusión personal”, enfatizó.

En otro de los puntos en que fue explícito el jefe negociador del gobierno, fue en que ni el modelo económico, ni la doctrina militar serán tratados en este proceso con la guerrilla en respuesta a los planteamientos que hizo ‘Iván Márquez’ acerca de la inversión extranjera en el país, la política agraria, del manejo de la economía y la distribución de la riqueza.

Márquez, tras afirmar que la guerra es insostenible para el Estado colombiano, intentó enviar un mensaje a los militares a replantear el modelo de la defensa.

“La doctrina militar no está en discusión”, reiteró De la Calle de nuevo insistió en que el objetivo de los diálogos es la dejación de las armas por parte de la guerrilla, señalando que si este grupo decide hacer política no será durante la etapa de discusiones en La Habana, sino que será en un proceso posterior al abandono de la lucha armada.

Finalmente, De la Calle y ante los interrogantes sobre la inclusión del Eln a la búsqueda de acuerdos de paz, advirtió que el tema no es de su competencia y que la decisión corresponde al gobierno central, ya que la comisión que preside fue delegada para hablar con las Farc.

Fuente: Elespectador.com