¿Qué nos lleva a votar? El nuevo libro de Carlos Andrés Pérez

Carlos Andrés Pérez se ha convertido en un referente local y regional sobre el márketing político y así lo demuestra su nuevo libro llamado ¿Qué nos lleva a votar?, el cual continúa la senda abierta por El cerebro político, otro de los libros de su cosecha personal. En este texto el autor demuestra la experiencia adquirida en su reciente doctorado en Ciencia Política por medio de un trabajo riguroso y referenciado, en el cual compara cifras y variables para encontrar los puntos claves que nos llevan a votar, más allá de la relación clientelar y los personalismos, tan comunes en Colombia y Latinoamérica.

En GALERIAPOLITICA.COM tuvimos el gusto de entrevistar a Carlos Andrés, para conocer de primera mano las conclusiones de su investigación y analizamos con él temas tan importantes a la hora de explicar el comportamiento electoral de los colombianos, como las tradiciones, la educación, la legislación y la formación política. A continuación el video completo de la entrevista:

Cinco medios digitales imprescindibles en marketing político


Por: Carlos Andrés Naranjo-Sierra
El mundo de la política 2.0 o el marketing digital político, hasta hace pocos años era considerado sólo como un apoyo a la mezcla de medios tradicionales de toda campaña de propaganda. Sin embargo, hoy el marketing político digital se ha convertido en la principal plataforma de comunicación de todo candidato político, debido a su agilidad, facilidad y efectividad. Para construir una campaña política hay cientos de redes y aplicaciones digitales, pero sólo hay cinco medios que son imprescindibles y que todo político debería considerar a la hora de figurar en internet.

Estos medios están directamente relacionados con dos variables fundamentales que determinan el funcionamiento de una campaña de publicidad online y marketing digital: las redes sociales y los motores de búsqueda. A partir de allí, se construyen las estrategias de comunicación política que repercutirán en el éxito o el fracaso del mensaje del candidato a un cargo de elección popular. Es por ello que a la hora de realizar su campaña política, no debería dejar de lado los siguientes medios digitales:

  1. Twitter

    Es el medio político por defecto. La mayoría de los hombres y mujeres de política en el mundo se encuentran en esta red. Y si bien algunos no la usan con frecuencia, por lo menos figuran sus cuentas. Twitter se ha convertido en una red social, eminentemente política por su carácter de opinión, en la que candidatos y electores se comunican incesantemente por medio de mensajes breves que no superan los 140 caracteres.

  1. Perfil y/o Página en Google+

    Algunos dirán que es más importante en Facebook que en Google+, y podrán tener razón, dependiendo del perfil de sus electores. Pero no deben olvidar el poder que ha asignado Google a su red social para el posicionamiento en motores de búsqueda, en la que privilegia los datos de Google+ en las búsquedas orgánicas. Algo no despreciable si no se cuenta con un presupuesto de publicidad abultado.

  1. Página personal y/o blog

    Hasta hace poco lo más importante era hacer presencia en la red por medio de una página web, pero ahora no es suficiente. La generación constante de contenido por medio de blogs es muy valorada para SEO (Search Engine Optimization) ya que lo que les interesa a los buscadores como Google o Yahoo es la información fresca y recurrente, que haga de internet un sitio nuevo cada segundo, atrayendo cada vez más usuarios y consumo de datos. Otra ventaja adicional es que una página web y un blog son sitios propios en los que no se depende de políticas de terceros para administrar el contenido, lo que sí sucede en las redes sociales donde se depende de lo que Twitter, Facebook o Instagram determinen. Tenga en cuenta que una página y en especial un blog, exigen un esfuerzo permanente para generar información original. No copie contendio pues además del tema legal, será penalizado fuertemente por buscadores como Google, que lo descartarán de sus resultados de búsqueda.

  2. Email marketing

    Casi 8 de cada 10 ventas de comercio electrónico se generan por un correo electrónico que llega a la bandeja de entrada, sobreviviendo a los filtros anti spam. Eso nos da una idea de lo importante que es el correo electrónico para la difusión de la información en nuestros días y las campañas políticas no son la excepción. Por supuesto que no se trata de enviar mensajes a diestra y siniestra sino en hacerlo con una estrategia clave y respetando la privacidad de los usuarios. Un buen ejemplo son los mensajes de Boletines Naranjo Publicidad.

  3. Artículo en Wikipedia

    Mis colegas Community Managers me lincharán por publicar este punto pues es uno de los ases bajo la manga que no suelen compartirse abiertamente. Sin embargo su importancia es fundamental. Para el algoritmo de Google es evidente que  Wikipedia representa una de las páginas con mejor Page Rank, lo que hace que su contendido sea de gran valor para aparecer en la pagina inicial de losresultados de búsqueda ¿Y qué pasa si no aparezco en la primera página de esos resultados? Hay otras alternativas basadas en el SEM (Search Engine Marketing) pero deben pagarse. De ellas hablaremos en un artículo posterior.

 

La propaganda negra en el marketing político colombiano

En las recientes campañas de marketing político en Colombia hemos asistido a una práctica conocida pero hasta hoy nunca practicada con tal intensidad: la propaganda negra. Al parecer ésta ha llegado para quedarse en nuestro país y ser usada no sólo en época electoral. Las últimas elecciones presidenciales dieron cuenta de este fenómeno de manera clara y desvergonzada y los siguientes días no han sido muy diferentes. “Si no puedes convencer y seducir a los electores con tus argumentos, entonces deslegitima a tu contendor”, es el principio básico que guía esta táctica publicitaria.

En un episodio, que todavía está por aclararse, Oscar Iván Zuluaga es grabado en secreto mientras sostiene reuniones con un hacker que supuestamente ha infiltrado las comunicaciones de las negociaciones con la guerrilla de las FARC en La Habana. El video pasa de la Fiscalía General de la Nación a los principales medios de comunicación de la capital, justo una semana antes de la primera vuelta presidencial. Luego se han venido registrando declaraciones esporádicas de este “testigo estrella” de acuerdo a las coyunturas políticas que atraviesa el nuevo mandatario. Sus afirmaciones son tan estrafalarias como que desde su computador podía manejar los aviones del Departamento Antidrogas de los Estados Unidos – DEA.

El escándalo del hacker tomó las primeras planas durante la semana previa a la primera vuelta presidencial pero no logró hacer que el candidato contrario al gobierno, dejara de obtener cerca de medio millón de votos más que el candidato presidente. Sin embargo estos votos no fueron suficientes para obtener la presidencia en primera vuelta, debido a que en Colombia se debe ganar con la mitad más uno de los votos para no ir a la segunda vuelta presidencial. De nuevo, y justo una semana antes de la segunda vuelta, el ya famoso hacker es acusado formalmente por la Fiscalía y cubierto por los medios de comunicación para refrescar la memoria de los votantes. Finalmente en esta segunda ocasión ganó de forma definitiva el candidato presidente

A la par se presentaron otros dos interesantes fenómenos electorales: la participación en política de funcionarios públicos con declaraciones a favor del presidente, o en contra de sus adversarios y la de medios de comunicación que ahora no solo expresaron su posición política en términos editoriales, como por ley y derecho lo hacen, sino que comenzaron a hacerlo en términos noticiosos, al mejor estilo del Free Press y el Product Placement. Juan Gossain, exdirector de noticias de RCN Colombia, no pudo ser más claro al afirmar: “Esto ha sido un manejo asqueroso de la prensa”.

¿Que había sucedido antes de todo este alboroto? El expresidente Uribe había hecho una denuncia, de la que aún tampoco se conocen las pruebas, acusando Juan José Rendón, asesor de campaña del presidente Juan Manuel Santos, de haber recibido dineros del narcotráfico para financiar la primera campaña presidencial del mandatario. Rendón, famoso en el mundo del marketing político por su pragmatismo y la utilización de prácticas non sanctas de comunicación, como el rumor, las verdades a medias, las llamadas telefónicas en la madrugada a nombre del contrincante, y un largo número de etcéteras, renunció a la campaña de Santos a los pocos días que apareciera el escándalo del hacker que dejó muy mal parada a la campaña uribista.

Como cada vez los candidatos políticos se asemejan más a un commoditie, indiferenciados en sus principios, discursos y prácticas publicitarias, se ha hecho necesario, con cada ves más lastimosa frecuencia, tratar de encontrar diferencias en la vida privada del candidato o inventarlas por medio de los rumores. Reemplazando la arena las ideas políticas por la arena de la difamación y el escándalo mediático que han resultado especialmente efectiva en las elecciones presidenciales, no solo de Colombia sino del mundo entero.

El lado oscuro de la luna se ha hecho presente en Colombia y parece que de forma definitiva ¿Deberemos acostumbrarnos a este tipo de publicidad? ¿No hay antídoto contra esta ponzoña? ¿Puede la publicidad decente y honesta combatir este tipo de mensajes? Difícilmente, si la gente no cuestiona los contenidos y decide irse por el camino fácil de tragar entero lo que los medios de comunicación y los vecinos le ponen en frente. Porque una cosa será que se ataque a un candidato por la labor que ha desempeñado en su vida pública y otra muy distinta será que se le ataque por aspectos de su vida privada, se le inventen historias o se le monten escenarios para ponerle a prueba y luego se arroje toda esta obra de teatro al público, como quien alimenta las fieras de un circo romano.

El priming y su influencia en el voto

Fuente: www.eluniversal.com.co

Fuente: www.eluniversal.com.co

Por: Carlos Andrés Naranjo-Sierra
Muchas veces votamos en modo automático y luego sustentamos el voto en modo manual. Así operamos habitualmente aunque no corresponda a nuestra experiencia subjetiva o creamos que somos seres muy racionales. Recientes estudios han demostrado que el lugar en el que votamos influencia poderosamente nuestra elección. Hacerlo en colegios y universidades, por ejemplo, hace que estemos más propensos a elegir propuestas de corte educativo.

Pero esto no es nada nuevo. La manera en que asociamos las ideas ha sido tema de la filosofía desde hace siglos, y de la psicología más recientemente. David Hume, filósofo escocés, planteaba que los principios de esta asociación se basan en la semejanza, contigüidad en el tiempo y el espacio y la causalidad. Hoy en día consideramos esa asociación no tanto como una cadena secuencial sino más bien como una compleja red cuya activación sucede, las más de las veces, de forma oculta y silenciosa a nuestra conciencia.

Esta forma oculta y silenciosa, hace que muchas veces tomemos decisiones que consideramos voluntarias, pero que son totalmente involuntarias. Una buena muestra de ello es el ejercicio democrático del voto. A pesar de la racionalidad que supuestamente entraña la elección de un candidato, esta elección está fuertemente influenciada por sesgos y estímulos que no tomamos en cuenta, aunque nos cueste creerlo. Nos cuesta creerlo porque esta idea riñe con nuestra imagen de seres lógicos y coherentes que toma decisiones alejadas de la animalidad.

Los psicólogos concebimos las ideas como nudos de una extensa red semántica llamada memoria asociativa, en la que cada idea esta vinculada con muchas otras, de maneras totalmente sorprendentes y muchas veces desconocidas. Por ejemplo, hay asociaciones por causas (virus=enfermedad), por cualidades (verde=limón) o por categorías (naranja=fruta), pero muchas otras suceden de manera inconsciente, no en términos freudianos, sino en términos de pensamiento tipo 1.

Pensamientos tipo 1 y tipo 2 son una clasificación que viene haciéndose en el campo de la psicología desde hace años, para distinguir el tipo de pensamiento rápido, automático y fácil (tipo 1), del tipo de pensamiento lento, esforzado y complejo (tipo 2). Daniel Kahneman, psicólogo y premio Nobel de economía, los llama Sistema 1 y Sistema 2 en su interesante libro Pensar rápido, pensar despacio, en el que explica el origen de muchos aciertos pero también de muchos errores sistemáticos que cometemos.

Los efectos de la primacía, predisposición o priming se evidencian en experiencias tan obvias como reconocer más rápidamente la palabra COMER si tenemos hambre, pero va más allá de las palabras y los conceptos haciendo que generalmente caminemos con más lentitud después de haber leído palabras como VEJEZ, ABUELO ó CANAS, o nos sintamos más propensos a divertirnos después de sostener un lápiz con la boca, que nos obliga a sonreír.

Kahneman cita un interesante análisis al respecto en su libro Pensar rápido, pensar despacio en el que se evidenció el impacto de que las votaciones se realizaran en instituciones educativas:

“Un estudio realizado en el año 2000 sobre pautas de votación en distritos electorales en Arizona demostró que el apoyo a propuestas para fundar más colegios era significativamente mayor si el centro electoral estaba en un colegio que si estaba en otro lugar cercano”, y continúa: “Un experimento separado demostró que exhibir imágenes de aulas y vestuarios de colegios también aumentaba la tendencia de los participantes a apoyar las iniciativas a favor de los colegios”.

Hace pocos años, la Registraduría Nacional en Colombia, bajo su programa de votaciones bajo techo, decidió trasladar gran parte de las mesas de votación, que anteriormente se encontraban en parques o en las afueras de las iglesias, a escuelas colegios y universidades de las localidades. Es por eso que la mayoría de los que nos acercamos a votar el día de las elecciones terminamos entre salones y tableros al momento de sufragar, y aunque debamos considerar otras variables, no es de extrañar entonces que ciertos candidatos que promueven la educación como caballito de batalla de sus programas de gobierno hayan comenzado a obtener mayores réditos electorales.

¿Demuestran estos datos que estamos a merced de cualquier estímulo que nos haga estar predispuestos a sus influencias? No, los efectos del entorno son fuertes aunque no concluyentes. Pero su negación esta determinada por la pausa y el esfuerzo que seamos capaces de invertir en el análisis de las propuestas políticas. A veces un poco más de tiempo y detenimiento en la lectura de un programa de gobierno, o la hoja de vida de un candidato, pueden hacer la diferencia entre un voto a conciencia y un voto priming o borreguil. La elección no está en nuestras manos pero sí está en nuestro cerebro.