Ataques entre Verdes y Fajardistas de cara a la segunda vuelta presidencial

Después de los resultados de la primera vuelta presidencial, los ánimos se han crispado en la mayoría de los partidos políticos de cara a la segunda vuelta presidencial en Colombia. En especial en la Alianza Verde, cuya significativa votación no le dio para disputar la presidencia en la nueva jornada electoral del 17 de junio, pero puso a sus poco más de cuatro millones y medio de votos en la mira de las campañas Duque-Ramírez y Petro-Robledo.

La semana pasada, Sergio Fajardo salió a anunciar que votaría en blanco para la segunda vuelta, al igual que Jorge Enrique Robledo. Lo que dejó en una disyuntiva a la dirección del partido que en cabeza de Claudia López, fórmula vicepresidencial de Fajardo, anunció a sus miembros que podrían votar en blanco o por Gustavo Petro, pero de ninguna manera por Iván Duque, so pena de expulsión de la colectividad.

Desafortunadamente para las intenciones de la cúpula de los Verdes, la mayoría de sus votos son de opinión. Es decir, de personas que no militan y no suelen obedecer los mandatos de una colectividad política. Compromiso Ciudadano y el Polo Democrático, que hicieron parte de la alianza, han comenzado a tomar distancia del partido del girasol, bien sea por su claro apoyo a una de las fuerzas que disputa la cabeza del ejecutivo o por su oposición a la intención Verde de control y obediencia.

Intención de control que ha llevado a que los que hace pocas semanas se abrazaban haciendo fuerza por la candidatura de Fajardo para la presidencia, bajo el lema de la esperanza y la decencia, hoy agredan a varios de sus compañeros que han manifestado abiertamente su apoyo a la candidatura de Iván Duque. Eso sin contar las agresiones externas provenientes del lado de la Colombia Humana, que los acusan de tibios o traidores por no sumarse a las filas del candidato del Centro Democrático.

La más reciente discusión en redes sociales se dio entre el reconocido fajardista Samuel Azout y Claudia López, luego de que el primero anunciara las razones por las que votaría en segunda vuelta por la fórmula compuesta por Iván Duque y Marta Lucía Ramírez, al que López no tardó en acusar de no representar al fajardismo e inducir a la confusión. La réplica de Azout no se hizo esperar: “Solo Sergio fajardo, no tú, puede decir que el fajardismo no existe y sólo él me puede pedir que no hable como fajardista”.

Los jóvenes tampoco se han librado de los ataques del llamado fuego amigo. El miércoles de esta semana, un grupo de jóvenes fajardistas se reunión con Iván Duque en la ciudad de Medellín para manifestarle oficialmente su apoyo. Mauricio Cañaveral Ruíz fue uno de ellos. Dice estar convencido de que la opción de Iván Duque es la mejor por su plan de gobierno, su propuesta de progreso y crecimiento, aunque no oculta su malestar respecto a las agresiones: “Hemos recibido los ataques más infames de quienes nos admiraban unas semanas atrás. Claro está, son ataques de fervientes apasionados”, puntualizó.

Así entonces, lejos de disminuir lo que parece venir para esta semana antes de elecciones, es la continuación de los ataques entre los que ayer representaban un frente común de centro e izquierda y que hoy se dedican a disparar ataques a diestra y siniestra, dándole una clara ventaja a la coalición de centro y derecha que ha superado buena parte de sus diferencias, en aras del pragmatismo electoral y de hacer realidad sus postulados políticos. Tal como lo ha demostrado la real politik, “la política es el arte de las alianzas”.

“El 79% de la población en situación de discapacidad está desempleada”: Alejandro Ramírez

Alejandro Ramírez es candidato al Senado de la República por el Partido Verde. A la edad de 12 años un accidente lo dejó ciego pero continúo adelante con sus sueños por el tema social, la actuación y la dirección de cine, sí, dirección de cine. Ahora busca llegar al Congreso a través de una propuesta basada en el apoyo al arte y la población en situación de discapacidad. Los invitamos a ver la entrevista a continuación:

Hoja de Vida Alonso Salazar, Alcadía de Medellín 2016

Alonso-Salazar-429x366
Partido político: Verde y ASI
Cargo al que aspira: Alcalde de Medellín
Formación académica e institución: Comunicador Social y Periodista de la Universidad de Antioquia
Lugar de nacimiento: Pensilvania, Caldas
Año de nacimiento: 1960
Palabras o términos fundamentales: Educación, inversión social, espacio público, equidad, seguridad
Creencias religiosas: No responde
Estado civil: Separado
Número de hijos: Uno
Cargos ocupados en los últimos años: Director Corporación Región, escritor y Alcalde de Medellín durante el periodo 2008-2011.
Propuesta general: El principal problema es la pobreza y aunque Medellín ha avanzado, es un tema que aún no se resuelve. Otro asunto es la criminalidad organizada que tiene nexos con la política y que hay que cortar si queremos avanzar. Nuestra propuesta esta elaborada por la ciudadanía misma a partir de bases técnicas sólidas y la inclusión social.

Fajardo, el lindo

Comenzamos el análisis de las campañas publicitarias a la Gobernación de Antioquia con las vallas de Sergio Fajardo, exalcalde de Medellín y excandidato a la presidencia de la República como fórmula de Antanas Mockus por el Partido Verde, que ahora sin Mockus, avala su nueva aspiración política.

Su figura tiene una alta imagen positiva que el candidato sabe capitalizar. La belleza física en los hombres, a diferencia de las mujeres, generalmente se asocia con el éxito y la inteligencia, por paradójico que suene para un candidato con una pareja feminista. Prejuicios que son reforzados por el “mantra” del candidato: “yo vengo del mundo de la academia y soy matemático”.

La psicóloga Ellen Berscheid estudió el tema de la belleza en los candidatos en la década del 70 y le llamó El efecto arrastre de la cara bonita, consistente en que el espectador desprevenido asocia las personas bien parecidas físicamente con características como la sinceridad y la honestidad, las cuales coinciden perfectamente con la idea que Fajardo busca transmitir de “en Antioquia no se pierde un peso”.

Sin embargo cualquier tipo de belleza no funciona en política. Las caras de rasgos muy pulidos, con ojos grandes y mentón y nariz pequeñas no generan la suficiente confianza. Por fortuna para el candidato verde, este no es su caso. Su rostro denota serenidad y seguridad, a pesar de que en algunas vallas su bronceado tiende al gris, lo que le da un aspecto un poco lúgubre.

Es un personaje que ha tenido la suficiente exposición a los medios para que casi todos sepan de quién se trata y logren asociarlo con su idea de política transparente, la cual además tiene la enorme ventaja de ser difícil de contrarrestar pues tiende a estigmatizar a quien la cuestiona. Sólo unos cuantos se han atrevido a decir que la transparencia no puede ser una propuesta política sino una característica.

Esta idea tampoco necesita mucha retórica, de tal suerte que el candidato evita los debates para no poner en peligro su liderazgo en la intención de voto. En este sentido la transparencia se convierte en un atributo de marca que lo hace poderoso frente a una ciudadanía inmersa en las recurrentes avalanchas mediática sobre escándalos de corrupción política.

Para concluir, el mensaje Ya lo hicimos y lo vamos a hacer en Antioquia se centra en la excelente reputación del académico como administrador público en Medellín para buscar las credenciales que le permitan gobernar el departamento y posiblemente le funcione esta analogía. No habla directamente de transparencia, educación u honestidad para que cada quien asocie la idea que mejor le convenga. La imagen del matemático es incluso tan poderosa que se valen de ella otros candidatos para promocionarse. En cambio él para apoyarse a escala regional, solo parece necesitar su bastón.