Señalados de ilegales por alcalde Salazar, piden rectificación a El Colombiano

El fin de semana pasado el diario antioqueño El Colombiano, publicó un informe en el que el alcalde de Medellín, Alonso Salazar, hace graves acusaciones sobre un grupo de jóvenes de los que asegura son” la mano derecha” de Efraín Maldonado, alias “El Viejo”, a quien el mandatario local señala de ser “el jefe de toda la zona centro oriental de la estructura de los paramilitares”, y quienes supuestamente estarían apoyando al candidato opositor de su corriente política, Luis Pérez Gutiérrez.

Acudiendo al derecho constitucional del buen nombre, los acusados enviaron sendas cartas a la dirección del diario, que reproducimos a continuación:


Carta de Javier Galeano, Johan Vélez y Aurelio Tobón

Doctora Ana Mercedes Gómez

De conformidad con la declaración del señor alcalde de la ciudad de Medellín, Alonso Salazar Jaramillo, realizada al periódico El Colombiano, publicada en la edición del día viernes 7 de octubre de 2011, puede leerse: ‘Ilegales apoyan a Pérez’. Alonso Salazar aseguró que Luis Pérez Gutiérrez es respaldado por estructuras delincuenciales de la comuna 8 de Medellín.

Por lo anterior acudimos a su despacho con el fin de solicitar en aras de los derechos constitucionales que nos amparan, se produzca la rectificación sobre la información antes mencionada.

El título de la información que responde a los señalamientos realizados por el Alcalde Municipal de la ciudad de Medellín, estigmatizan bajo el rótulo de ilegales, a una serie de personas, que contrario a lo manifestado por el mismo servidor público, según obra en sus certificados de antecedentes, no tienen pendiente alguno con la justicia, y en determinados casos, ni siquiera corresponden a los señalamientos realizados.

El derecho al buen nombre, a la integridad moral y física; sin lugar a dudas configuran un hecho sancionable no solo desde todas las órbitas judiciales, sino desde los postulados ideológicos y éticos, que esta casa editorial ha reconocido de tiempo atrás.

Desde la aparición de dichas manifestaciones, todas las personas reseñadas en las fotografías registradas, llevan consigo la estigmatización de ser ilegales. El diccionario de la Real Academia de la Lengua define por ilegal algo contrario a la ley. De esta suerte, el señalamiento conlleva unos riesgos inconmensurables, toda vez que proviniendo de las más alta instancia ejecutiva del municipio, se revistió bajo la toga de la justicia y sin mediar proceso alguno, los condenó por incumplir la ley, sin detenerse siquiera a tipificar las eventuales conductas.

Razones de orden público de la ciudad, que a cargo del mismo funcionario han resultado insuficientes, la estigmatización y señalización de ser miembros de una determinada organización criminal ponen en peligro la vida e integridad de los señalados, y para ello no existe prueba judicial que así los haya declarado.

Por lo anterior, de manera respetuosa, apreciada directora, presentamos en el nombre de todos los señalados como ‘ilegales’ por parte de las declaraciones del señor Alcalde, y reproducidas por el periódico que usted dirige, se rectifique, en igual dimensión dicha información, sustentados en la vulneración de derechos fundamentales, en razón de que el título del artículo mencionado, al aceptar por cierto y reproducir las declaraciones del Alcalde municipal, cuando afirma que se trata de unos ilegales, por si solo resulta lesivo a la honra y buen nombre de cualquiera que se encuentre mencionado dentro del mismo ya que es una imputación que atenta contra bienes jurídicos protegidos por la Ley, con el agravante que se trata de un tipo asociado a delitos que ponen en peligro la integridad física igualmente por las razones de orden público que se viven en esta ciudad.

La publicación que usted dirige jamás se acercó de manera previa a estas personas para confrontar la información obtenida, así como tampoco solicitó la autorización expresa que requiere el artículo anteriormente transcrito para que se hubiese mencionado el nombre de los mismos atribuyéndoles dichos calificativos.

Por ello solicito comedidamente que ese medio rectifique la información del artículo, afirmando en los mismos términos y con el mismos despliegue que las personas mencionadas por el señor Alcalde, no son quienes afirma el mismo cuentan con antecedentes que los hagan indiciado de dichas conductas.

Cordialmente,
Diego Javier Galeano
Gary Johan Vélez Torres
Aurelio Antonio Tobón


Carta de Misael Cadavid

Doctora
María Mercedes Gómez Martínez (SIC)
Directora El Colombiano

Respetada doctora
Con ocasión del artículo publicado el pasado 7 de octubre del presente año: ‘Alcalde denuncia apoyo de ilegales a Luis Pérez’ y en el cual hacen mención de mi nombre y por medio del cual se ha vulnerado mi dignidad y buen nombre como persona, médico y líder comunitario desde hace 15 años, en los que he trabajado con las clases sociales menos favorecidas, dinamizando procesos de tipo social que han propendido por mejorar la calidad de vida de las mismas.

En mi condición de médico y cirujano egresado de la Universidad Pontificia Bolivariana con especialización en Salud Pública y Gerencia Hospitalaria, me he desempeñado como médico director de los centros de salud de Metrosalud en; San Javier, Santa Cruz, Popular 1, Villa de Guadalupe, San Blas y Poblado, además de gerente del Hospital San Juan de Dios de El Retiro, vicepresidente del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Itagüí, miembro de las juntas directivas de Cooperativa Médica de Antioquia (Cohan), Cooperativas Médicas de Antioquia (Coomedal) y Asociación de Hospitales Públicos de Antioquia (Aesa), en donde han conocido mi capacidad de trabajo como una persona honesta, con vocación de servicio y sensibilidad social.

En citado artículo de prensa se hace referencia a mi nombre y se deja una estela de duda ante mi ciudadanía, quiero manifestarles que participé en dicho acto público acompañando al candidato a la alcaldía, doctor Luis Pérez Gutiérrez como habitualmente lo hacemos aspirantes y actuales concejales de la ciudad de Medellín.

Quiero rechazar rotundamente estas calumniosas e injuriosos aseveraciones y solicito muy respetuosamente procedan a hacer una rectificación de la información allí condensada para así resarcir mi buen nombre, ojalá en la misma sección y página del antes publicado.

En la seguridad de contar con su decidido apoyo.
Médico Misael Cadavid