Sarmiento ahora es dueño del 88% de El Tiempo


El hombre más rico de Colombia ahora es dueño del diario más importante del país. Pero la compra no le salió barata. El paquete de acciones que estaba en venta era de una holding con el 55 por ciento de las acciones, en la que Planeta tenía la mayoría y los socios de Pacific Rubiales una participación minoritaria. Aunque las cifras oficiales del negocio no se han revelado, se sabe que se había pactado un múltiplo de 11 veces el Ebitda. Esta es una medida de los resultados financieros de una empresa basada en el flujo de caja libre. Como el Ebitda del año pasado fue de 85.000 millones de pesos, la valoración de la Casa Editorial El Tiempo quedaría en 935.000 millones (531 millones de dólares). El 55 por ciento que acaba de comprar Sarmiento quedaría entonces con un valor de 292 millones de dólares, cerca de 100 millones de dólares más de lo que pagó Planeta en 2007. Aunque es un precio alto, el banquero consideró que la posición dominante de El Tiempo lo justificaba. Todo indica que así es, pues la proyección de Ebitda para este año es de 97.000 millones de pesos.

Antes de esta transacción Sarmiento era dueño ya del 33 por ciento de ese grupo editorial.

El grupo español Planeta, cuando adquirió el control del periódico hace cinco años, había adquirido el compromiso de comprarles a los accionistas minoritarios su participación en la empresa a un precio pactado de 11 veces el Ebitda. Cuando esos accionistas decidieron ejercer esa opción, los españoles tenían algunos problemas de liquidez y le cedieron a Sarmiento la opción de compra al precio pactado. Fue así como entró primero con el 11 por ciento y posteriormente con otro 22 por ciento. Si a esto se le suma el 55 por ciento que acaba de comprar, su participación en la casa editorial asciende a un 88 por ciento. El otro 12 por ciento está en manos de Juana, Adriana, Rafael y Camilo Santos, así como de la familia de Abdón Espinosa. Estos tienen la opción de vender cuando quieran en las mismas condiciones que vendieron los españoles.

Fuente: Semana.com