Como de costumbre, aquí estamos en GALERÍA POLÍTICA con la lista de los 10 personajes más influyentes en la política antioqueña en el año 2020. Para elaborar esta lista consultamos a analistas, periodistas y personajes relacionados con el poder político en el departamento antioqueño.

Es difícil encontrar unanimidad en los nombres y, de hecho, algunos consideran difícil llegar a un decálogo de nombres influyentes en la política antioqueña. Sin embargo consideramos que justo ahí se encuentra la importancia de este ejercicio que nos proponemos a comienzos de cada año y en gracia de discusión. A continuación entonces los 10 personajes más influyentes antioqueña en 2020 y sus argumentos.

Aníbal Gaviria

Al gobernador de Antioquia le tocó en el año 2020 enfrentar dos retos supremos: por un lado la pandemia que aún azota al mundo entero con la COVID-19 y su caso judicial en el que la Fiscalía ordenó la medida de aseguramiento contra él, suspendiéndolo temporalmente de su cargo.

Gaviria pudo sobreponerse a ambos. Al primero con unas cifras que aunque preocupantes, muestran que la combinación de cuidado de la salud con reactivación económica no es fácil pero rinde sus frutos y al segundo luego de que la Sala Penal del Tribunal Superior de Antioquia aceptara el Habeas Corpus presentado por su defensa.

Su influencia en la política regional es clara por su experiencia y su capacidad de hacer alianzas con diferentes vertientes políticas. Estas alianzas generan importantes réditos políticos aunque por lo diversas, también suele ser bastante inestables. Veremos cómo funcionan estas amalgamas de ideologías en el 2021, de cara a las elecciones legislativas y presidenciales de 2022.

Álvaro Uribe

Para el expresidente y ahora exsenador, el año 2020 marcó un punto de quiebre en su participación en cargos públicos, luego de que renunciara a su curul como senador del partido de gobierno, para dejar a la Corte Suprema de Justicia sin competencia para juzgarlo, luego de que la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia ordenara su detención por la investigación que adelantaba en su contra por lo delitos de soborno en actuación penal y fraude procesal. Ahora el caso está en manos de la Fiscalía General de la Nación.

Pero más allá de eso, es claro que Uribe no renunció a sus interés e influencia política en Colombia y particularmente en Antioquia, donde a pesar de no contar con la Gobernación de Antioquia y la Alcaldía de Medellín con burgomaestres del Centro Democrático, su partido continúa siendo uno de los de mayor influencia en el departamento y seguramente jugará un papel fundamental en la próximas elecciones a Cámara de Representantes y Senado, las cuales revelarán, sin duda, cómo se encuentran las fuerzas políticas de cara a la Presidencia de la República.

Luis Fernando Suárez

Al Secretario de Gobierno de la Gobernación de Antioquia de tocó asumir el cargo de su amigo y mentor Aníbal Gaviria, primero como gobernador encargado y luego como designado por el presidente Iván Duque, mientras se surtía parte del proceso legal en contra de Gaviria. Así que a Suárez le tocó asumir el cargo de gobernador encargado en medio de una de las mayores crisis sanitarias de las que se tenga noticia, sumado a los conflictos territoriales de las mafias, envalentonadas con el aumento de los llamados cultivos ilícitos en el gobierno pasado, y a la difícil acrobacia que implica mantener la cohesión en una unidad de gobierno conformada por tantas y tan diversas vertientes políticas.

Daniel Quintero

El Alcalde de Medellín, después de un año de gobierno, sigue demostrando que lo suyo es la controversia, no pasar desapercibido. El año 2020 fue especialmente tormentoso debido a la decisión de demandar a los constructores, diseñadores e interventores del Proyecto Hidroituango, con los que no se pudo llegar a una conciliación.

De paso, quedó en sus manos buena parte del futuro político inmediato de Sergio Fajardo por su participación en el proceso de aceleración del megaproyecto hidroeléctrico. No es gratuito que muchos de los fajardistas odien más a Quintero que los propios uribistas.

Este año se enfrentará al proceso de revocatoria del mandato y a la naciente veeduría ciudadana Todos Por Medellín, que surgió luego de la renuncia de la Junta Directiva de EPM y a la que le siguieron renuncias en otras entidades como Ruta N. Así que este 2021 será fundamental para que el burgomaestre demuestre que una opción de centroizquierda es viable en Medellín y que, a pesar de sus relaciones políticas con partidos políticos tradicionales, puede anteponer los intereses de los ciudadanos a sus emociones y la burocracia.

Braulio Espinosa

El año 2020 exigió a fondo a todos los mandatarios locales y el Área Metropolitana no fue la excepción. Las cuarentenas y sus consecuencias económicas han puesto a los alcaldes a defender diferentes posiciones para afrontar las crisis. El alcalde de Envigado, Braulio Espinosa, ha liderado en el Área Metropolitana de Medellín, una posición que busca un equilibrio entre salud y reactivación económica.

Federico Gutiérrez

El exalcalde de Medellín sigue liderando buena parte de la opinión pública local y es claro en su aspiración presidencial. Se rumora que su alianza deberá atravesar la cordillera occidental para llegar al mar Caribe si quiere tener chance de ocupar la silla presidencial en el Palacio de Nariño.

Infortunadamente para él, se quedó sin sus alfiles en la Alcaldía de Medellín, lo que le quita el oxígeno burocrático que pudiera tener para ayudarle a pedalear en una candidatura. De modo que los golpes de opinión en foros y debates son, de momento, su única arma para mantenerse en la contienda hacia la presidencia.

Carlos Mario Estrada

El actual director del Servicio Nacional de Aprendizaje -SENA- es uno de los pocos antioqueños en cargos de alto perfil en el gobierno central. El SENA con un presupuesto anual de 3.87 billones de pesos durante 2020 lo convierten en un superministerio.

Estrada es hijo del reconocido político y exministro Armando Estrada Villa y trató de hacer su propio camino en la política regional siendo candidato a la Gobernación de Antioquia por el Partido de la U, en ese entonces uribista. Ahora a escalado al gobierno nacional de la mano de su amigo el presidente Iván Duque Márquez, y tal vez sea uno de los antioqueños con más poder a nivel nacional y regional.

Germán Blanco

Conservador de vieja data, comenzó en la política con Benjamín Higuita, del grupo del exministro y exsenador Fabio Valencia Cossio. y presidente de la Cámara de Representantes en 2020, Blanco debió sortear las sesiones virtuales del capitolio, con todo lo que ello implicó para el trámite legislativo pero también para el cuidado de la salud de los congresistas. Su influencia en Antioquia no es menor debido a su carácter de congresista y no podemos olvidar que su esposa, Lina María Bustamante, es la Secretaria de Salud del departamento de Antioquia, por demás, una de las carteras con más actividad durante esta pandemia y con mayor influencia en el actual gobierno departamental.

Juan Diego Gómez

Líder político antioqueño y dirigente de la facción del Partido Conservador llamada Conservadores de Vida, estuvo durante el año 2020 a la cabeza de la Cámara de Representantes, al igual que Germán Blanco. Por sus manos pasaron buena parte de los proyectos de ley que el Gobierno Nacional echó a andar el año 2020.

Como buen político, Gómez ha sido experto en generar alianzas con políticas para favorecer los intereses propios y de su grupo, con concejales, diputados o congresistas. Personas cercanas a éstos han hecho parte de sus Unidades de Trabajo Legislativo, quienes a su vez vinculan a la gente de Gómez en sus nóminas. Su influencia regional es clara y seguirá viva, por lo menos en el mediano plazo.

Gustavo Petro

Este nombre puede parecerle a algunos uno de los más polémicos de la lista. Finalmente los candidatos apoyados por Petro en Antioquia no han gozado de mucha aprobación en términos electorales. Pero no podemos olvidar dos cosas: La primera es que Gustavo Petro obtuvo 558.514 votos en la segunda vuelta presidencial en Antioquia, que es casi el 23% de la votación total, y que las llamadas marchas promovidas por el Comité del Paro Nacional, con las que finalizó el año 2019 y arrancó el 2020, están fuertemente permeadas por su movimiento.

Gustavo Petro es un político sagaz. Observa atentamente el movimiento de las olas de opinión y se sube para aprovecharlas. El discurso ambientalista y contracultural de buena parte de la población juvenil colombiana, ha sido escuchado y hábilmente aprovechado por el candidato de la Colombia Humana, que sabe que sus intereses políticos necesitan de ese creciente segmento de la población y de la ficha clave del favor político de parte del electorado antioqueño, para hacerse realidad.