Colombia abre oficialmente la puerta a la paz

santos-y-timochenko

Después de aproximadamente 5 décadas de conflicto armado, varios años de negociaciones y diálogos, de un plebiscito que sorprendió a muchos,  se firmó el acuerdo de paz definitivo entre el Gobierno y las Farc. En este se encuentran las propuestas que sus detractores hicieron.

Foto: AFP / Carlos Ortega / EL TIEMPO         

El Presidente Santos expresó que con el acuerdo lo que se pretende es que  las Farc ejerzan la contienda política legal, Timochenko por su parte expresó agradecimiento hacia las movilizaciones sociales que contribuyeron a una salida negociada.

La plaza de Bolívar y aquellos ciudadanos que durmieron 47 noches allí luego de los resultados del pasado plebiscito, llamados Campistas por la paz, fueron los más emocionados al enterarse de la noticia que tanto esperaban y por la que tanto reclamaron en nombre de muchos colombianos.

El primer paso, después de firmado el acuerdo, será el desarme de las Farc. Un hecho bastante significativo para caminar hacia la construcción de una paz en un país como el nuestro, en el que, a pesar de la indignación que causan  tantos desplazamientos, desapariciones, asesinatos y masacres, se volvieron parte de la cotidianidad.

Para garantizar el cese al fuego y las hostilidades y la dejación de armas de las Farc en manos de la ONU,  habrá 23 zonas veredales donde se llevará a cabo este proceso. Aproximadamente 8 campamentos especiales estarán en los departamentos de Guajira,  Antioquia,  Chocó,   Córdoba, Cauca,  Caquetá, Meta y Guainía.